Lucía Galán

foto lucia galan

En una entrevista intima con Lucía Galán, PSA pudo conocer a una artista de las más reconocidas de la Argentina, y los invitamos a que compartan con nosotros su lado más humano y solidario. Cantante, actriz y además, mujer y madre. Hace más de 14 años junto con Joaquín, su hermano, concretaron el proyecto de tener el Hogar Pimpinela, y desde este año abrieron un Centro para chicos Down.
"Estoy por realizar mi tercer canje, hace 10 años que confío en PSA"”

PSA: ¿Cómo conociste a PSA?

Lucia: Tenemos como Distribuidora en nuestra casa a Estela Poelstra, con quien llevamos muchos años de confianza, de trabajo mutuo. ¡Hace más de 10 años que nos conocemos! Ella atiende a toda la familia, a Engracia, mi mamá, y a Joaquín. Estoy por realizar mi tercer canje y en estos 10 años a través de Estela conocí la empresa, y por medio de ella aprendí a confiar en PSA. Por eso nunca dudé cuando me ofrecieron realizar una donación en el Hogar, y les dije que sí porque es un tema muy delicado, cuando uno habla de chicos y tiene la responsabilidad de su cuidado.

Son muchos años de que Estela nos trata bien, que está pendiente, que llama por teléfono. Nos brinda un trato personalizado muy bueno, más allá de quienes somos, porque conozco otra gente que atiende Estela, y no son populares y también es el mismo trato. Siempre son importantes los intermediarios.

PSA: ¿Notás la diferencia en el sabor del agua?

Lucia: Si, la diferencia en el sabor del agua es increíble.

PSA: ¿Para qué utilizan el Agua Pura PSA?

Lucia: ¡La usamos para todo! Desde el 2003 que en el Hogar utilizamos Agua Pura PSA, porque la Distribuidora Mercedes Alva nos donó un Senior; y a partir de ahí el agua se usa para todo, porque lo que se bebe es agua, no se bebe gaseosa ni jugo, ni nada de eso. Si van a pasear llevan agua, se cocina con el Agua Pura PSA.

PSA: Ustedes siempre se destacaron por el valor de la familia. Cualquier artista puede ser reconocido por su música, la actuación, pero ustedes son reconocidos además como familia.

Lucia: Si, si. Incluso toda la familia vive en el mismo edificio.

PSA: ¿Cómo empezaron a soñar con tener el Hogar Pimpinela para la Niñez?

Lucia: Lo que empezamos a sentir fue la necesidad de agradecer lo que la vida nos estaba dando, que era poder vivir de la profesión, viajar y recorrer lugares. Fue así que empezamos a armar mentalmente todo. Previamente en los viajes que hacíamos, recorrimos muchos lugares del exterior, y vimos lo que nos gustaba y lo que no: hogares, orfanatos, hospitales. Y de una mezcla de todos surgió la idea del Hogar. Después son muchas cosas, es una mezcla de vocación mía, porque si ésto no te gusta realmente es muy difícil, ya que hay que estar muy encima, lleva muchas horas, no es un cheque por mes que damos.

Es una responsabilidad muy grande, con los chicos, con la gente, con el personal que uno selecciona, con los proyectos y las decisiones que se toman. ¡Como si fueran 25 hijos!

PSA: ¿Cómo está compuesto el equipo de trabajo en el Hogar?

Lucia:
Hay dos partes: la administración y los docentes. Cristina es la Directora, y hay un Coordinador General que es Jorge. Hay una persona y dos docentes a la mañana cuando van todos los chicos al colegio, y tres a la tarde. Después, hay una cocinera, la encargada de la cocina, y a la noche está la nochera, que está para cuidar el orden del Hogar. Además, tienen maestra recuperadora, y una psicóloga, que le brinda tratamiento terapéutico a cada uno en forma particular. También, tienen actividades recreativas, inglés, fútbol, danza, ajedrez. Van a la colonia de vacaciones, y además se van de vacaciones a alguna ciudad. ¡Tienen todo lo que necesitan!

PSA: Es un equipo muy completo. ¿También trabajan con las familias?

Lucia: Si, cuando hay familias que se pueden integrar, tratamos de hacerlo. Aunque hay familias con las que no se puede dar la integración, y entonces los chicos pasan a adopción, y para eso trabajamos con el juzgado.

PSA: ¿En este momento, hay chicos que sean hermanos entre si?

Lucia: La mayoría; hay muy pocos chicos solos.

PSA: ¿Cuál es el rango de las edades?

Lucia: Ingresan chicos hasta los 8 años, y después no hay límite para vivir acá; están el tiempo que quieran. Mercedes entró a los 10 años y ahora tiene 22 y sigue acá; está estudiando en la universidad para ser Asistente Social. Además, acá está la hermana de ella, que tiene 15 años.

PSA: -¿Cómo se da la integración entre los chicos? ¿Cómo es el momento de sumar un nuevo integrante?

Lucia: Se da muy naturalmente, entra un chico y es como otro más de ellos. No hay ninguna ceremonia para recibirlo; si se les presenta, pero no se cuenta la historia de por qué está acá, por una cuestión de privacidad, de respeto.

PSA: ¿Los chicos vuelven a su casa o van todos a adopción?

Lucia: Muy pocos vuelven porque la mayoría está acá por causas de abuso, maltrato, abandono, alcoholismo, drogas; son todos casos muy serios.

PSA: ¿Cómo es cuando uno se va?

Lucia: Al principio fue muy duro y nos costaba mucho a todos, pero después como fueron tantos nos terminamos acostumbrando a que todos parten, y lo importante es que es para su bien. Con algunos seguimos teniendo contacto, porque muchos chicos de los que se fueron nos vienen a visitar.

PSA: ¿Cuántos chicos se fueron desde que empezó a funcionar el Hogar?

Lucia: En estos 14 años pasaron más de 300 chicos por el hogar; entre 90 y 100 salieron en adopción. Uno se encariña pero la finalidad es esa: que enuentren una familia que los contenga, que los cuide, y que les de todo lo que no recibieron antes.

PSA: ¡Que logren una integración en la sociedad!

Lucia: Exactamente.

PSA: Usted siempre quiso tratar de concientizar a la gente de que la adopción, no se centra sólo en los bebés, sino también en los chicos más grandes.

Lucia: Claro, porque los bebés son muy pocos, y pasan directamente a la lista de adoptantes nacionales que hay. La gente tiene esa fantasía de que sólo quiere bebes o un chico solo que no tenga hermanos, porque tienen prejuicios muchas veces.

PSA: ¿Abrieron un Centro de Día para chicos Down?

Lucia: Si, desde mayo de este año tenemos el Centro “Desde el alma”, que es un proyecto que tuve mentalmente muchos años. Siempre tuvimos muchísimo público de chicos con discapacidad y principalmente Down, y quería hacerlo para esas mujeres y madres que se acercaban y nos decían que los chicos se conectaban con nuestras canciones; madres de chicos autistas que nos contaban que salían de su concentración, de su mundo, con nuestra música. Por eso, como estábamos relacionados con chicos Síndrome de Down, quisimos armar una de mezcla de muchas filosofías, y tener en el Centro espacios para la música, el teatro, la meditación, la expresión creativa, relajación. De todo un poco.

PSA: ¿Tienen talleres?

Lucia: Si, ellos vienen de 10 a 13.30 hs. Son chicos de familias muy carenciadas que no tienen posibilidades de ir a otros centros privados, por eso acá tienen todo lo que necesitan, como si fueran a un centro privado.

PSA: ¿Es para los chicos que no recibieron estimulación?

Lucia: Si. Nosotros nos orientamos también a los padres, tenemos un abogado que los asesora acerca de los derechos que tienen los chicos, en cuanto a la obra social, colegios, un montón de cosas. También hay una psicóloga especialmente para los padres, con las necesidades que ellos tengan al margen de sus hijos.

PSA: ¿Cómo se da la relación con el nuevo Hogar? ¿Hacen cosas en conjunto?

Lucia: Todavía no. El nuevo Hogar, en principio, funciona acá pero es como si estuviera aparte. Los chicos no tienen acceso al nuevo Centro, y más adelante cuando los chicos estén adaptados, sí buscaremos la integración; cuando haga menos frío, pensamos utilizar el patio como sitio común. Por ahora hablé con los chicos y les expliqué que el Centro era algo aparte, porque hay muchos elementos didácticos y de estimulación muy caros, y muy específicos para los chiquitos down, y ellos entendieron todo.

PSA: ¿Cómo resumirías estos años con el Hogar?

Lucia: Bien, es una satisfacción enorme. Yo soy también embajadora de la diócesis de Añatuya, Santiago del Estero, y también colaboramos con eso. Además, ayudamos a un Hogar de Tandil, a un Hogar de Victoria, en la provincia de Entre Ríos, a través de lo que fundamos hace tres años que se llama “Proyecto solidario”; trabajamos con hospitales, y con todas las instituciones que lo necesiten.

PSA: ¿Crees que la gente se sorprendió cuando ustedes abrieron un Hogar?

Lucia: Nunca lo hicimos para la fama.

Nosotros siempre nos caracterizamos por no darle importancia a lo que la gente piensa, porque sino es como que te paraliza. Siempre va a haber gente que crea que uno lo hace para que digan “hay que buenos que son”, y en realidad no tienen ni idea del trabajo que es, no tienen ni idea de las horas que pasamos acá adentro, y los momentos maravillosos,
pero también los momentos de dolor y de sufrimiento y de frustración, de impotencia.

Entonces uno hace su trabajo, y después los demás que piensen lo que quieran. Nosotros tenemos un hogar hace 14 años y no para que digan ¡que buenos que son!

PSA: ¿Siempre tuvieron un perfil muy bajo con el Hogar?

Lucia: Si, nosotros las veces que hablamos del hogar son para cosas puntuales, un aniversario, o para alguna acción concreta que necesitamos para el Hogar, pero nunca hicimos prensa, ni una campaña mediática. Siempre fuimos de un perfil muy bajo, y el que lo sabe lo sabe y el que no bueno.

PSA: ¿Cómo fue cuando los chicos del Hogar le dijeron mamá por primera vez? ¿Cómo fue la sensación esa, porque fue casi en paralelo que usted fue mamá?

Lucia: Si, estaba embarazada. Siempre, cada tanto, te dicen querés ser mi mamá o a Joaquín le dicen querés ser mi papá, y nosotros siempre decimos que ellos ya tienen mamá y papá y que nosotros somos una especie de tíos. Pero no les confundimos los roles, porque ellos vienen mal y por más que hayan pasado muchas penurias de sus padres y madres biológicas, tratamos de remendar un poquito esa imagen, y no sustituirlos.

PSA: ¿Tu hija cómo se acostumbró a compartir el cariño de su mamá?

Lucia: Rocío bien, porque ella viene al Hogar desde que nació. Los chicos van a casa desde que Rocío tiene uso de razón, o sea que para ella es una cosa natural. A ella cuando no le entra un par de zapatillas ya sabe a quien dársela, esta remera es para tal. Ya sabe que las cosas vienen para acá, o van para Añatuya o a cualquiera de todos los lugares que nosotros ayudamos. ¡Es una cosa que la tiene totalmente incorporada! Para navidad y año nuevo, con Joaquín nos repartimos los chicos para que pasen las fiestas con nosotros. Entonces ella está siempre acostumbrada a tener en casa a chicos del hogar y los trata naturalmente.

PSA: Tiene muchos hermanos.

Lucia: Si, si. ¡Tiene muchos hermanos del corazón!

PSA: Ustedes siempre fueron asociados con la familia argentina, y en España, por ejemplo, fueron considerados embajadores nuestros ¿Qué les representa la familia a ustedes?

Lucia: Siempre lo vivimos naturalmente, porque siempre nos hemos movilizado como una familia. Nunca fue una postura ni una cosa forzosa, ni una cosa de marketing, para nosotros es algo natural. Desde componer una canción que se llama “La familia”, hasta proyectar imágenes en el espectáculo, siempre fue una cosa totalmente espontánea para nosotros. Cuando empezamos a viajar, si fuimos un poco los embajadores de nuestro país, en distintos lados, y nos sentimos orgullosos de eso.

PSA: Acá son muy queridos y en el exterior también.

Lucia: Si, el amor del público es increíble.

PSA: Los Pimpinela, se caracterizan por realizar en el espectáculo la dramatización de discusiones amorosas. ¿Ese show le permite jugar con las facetas de actriz y de cantante?

Lucia: ¡Si, totalmente! puedo combinar las dos cosas.

PSA: ¿Tienen pensado volver a la actuación?

Lucia: No por ahora. Me han propuesto cosas pero para todo el año y no quiero porque es muy sacrificado y durante la semana hago actividades con mi hija, vengo al Hogar y tengo otras cosas para hacer. Entonces siempre hago un mes, dos o tres meses como mucho, como para distraerme porque me gusta mucho la actuación.

PSA: ¿Si tuvieras que elegir entre las dos?

Lucia: No, no, es imposible elegir porque tanto la actuación como la música son mis pasiones.

¡Muchas Gracias Lucía por abrirnos las puertas de tu Hogar!

 Ver más entrevistas a usuarios de PSA

X