Juan Rodo

foto juan rodo

Cantante Lírico, músico, compositor, actor de comedia musical, que desde hace 20 años es el reconocido Conde Drácula del musical de Cibrian - Malher. Protagonizó “El Jorobado de Paris”, “Dorian Gray, el retrato”, “Otelo, el nuevo musical”, “Las mil y una noches”, “Jack, el destripador”. Además, interpretó los musicales de Broadway “La Bella y la Bestia” y “Los miserables”.

 

“Elegí a PSA porque cuando vi los productos supe que eran los mejores”


En el barrio de Nuñez, nos esperaba Juan Rodó en su escuela de música, para mantener una entrevista cálida, divertida y muy amena, con el fin de compartir su mundo y su experiencia con todos los Usuarios y Distribuidores PSA.

PSA: ¿Cómo conociste a PSA?

J. Rodó: Estaba buscando purificadores, debido a que me mudé a una casa donde el agua era bastante pesada, y sentí la necesidad de solucionar eso y asegurarme la calidad del agua potable. Así que busqué en Internet, y elegí a PSA, porque cuando vi los productos supe que eran los mejores, ideales para mi casa.

PSA: ¿Notas la diferencia, entre el agua que consumía antes y ahora con PSA?

J. Rodó: En mi casa se consume mucha agua, principalmente mis hijos. Sí, noto una diferencia impresionante en cuanto al sabor, y de hecho la uso para todo lo que sea comestible, para cocinar, lavar. Yo no cocino demasiado, pero al que cocina en casa le digo que use agua de PSA. El té, el mate, lo que sea, es con agua purificada de PSA.

foto juan rodoPSA: ¿Cómo es la relación con tu Distribuidor Independiente PSA, Dionisio Pagano?

J. Rodó: Muy buena. Mi asistente se contacta con él cada vez que necesitamos los repuestos o por cualquier consulta, y Dionisio nos atiende muy bien.

PSA: ¿Cómo surgió el amor por la música?

J. Rodó: Comenzó cuando era adolescente y me gustaba Kiss. Era fanático, y hacía como que tocaba la guitarra con una raqueta, y mi madre me empezó a decir si no quería estudiar guitarra. Antes no se me había ocurrido porque en mi familia no había músicos ni nadie del arte. Ella fue quien me lo propuso y a partir de ahí empecé a estudiar guitarra clásica. A los pocos años, en una escena similar, imitaba a Charly García en una mesa como si fuera un piano, y después empecé a estudiar piano. Simultáneamente aparece lo de canto, como una cosa de urgencia porque yo cantaba lo que tocaba en la guitarra, y se ve que no cantaba tan bien, y mis amigos, muy sinceros, me decían "tocá la guitarra pero no cantes…" a los 17 años no tenía buena voz!!! A partir me ahí dije yo quiero cantar mis canciones, quiero cantar bien, y me enteré que uno podía aprender técnica vocal, uno podía hacer la magia de aumentar el registro y la potencia. Es decir que empecé mis estudios de técnica solamente para no pasar papelones!!!

PSA: ¿No pensabas dedicarte profesionalmente al canto?

J. Rodó: No. Me gustaba la música pero no tenía una proyección. Aunque cuando salí del secundario, mi vocación musical estaba marcada y quería ser pianista clásico y profesor nacional de música. Así que me encaminé, estudié canto de una manera más metódica y encontré un maestro que me enseñó lo que era la ópera. Para mí era aburrido cantar en italiano, me parecía deprimente, viejo… pero aprendí que es desde un personaje; no es cantar por cantar. Ahí entendí lo que era el teatro cantado. Me entusiasmó tanto la ópera, que dejé la música popular, y me seguí formando; hasta que 1991 me presenté a las audiciones de Cibrian-Malher para hacer Drácula; yo no quería ir porque no me parecía algo serio, era muy comercial y yo estaba en otro ámbito. A partir de ahí me encontré con un mundo completamente diferente, que me encantó porque es un genero bastante similar a la ópera.

PSA: ¿Cuándo dijiste: "de esto puedo vivir"?

J. Rodó: Nunca. (risas) Todavía me lo estoy preguntando ¿Cuándo podré vivir de ésto? (risas)

PSA: De todas las obras que hiciste ¿cuál te gustó más?

J. Rodó: Me gustaron varias, es muy difícil elegir una. Todas tenían lo suyo. La que recuerdo con más cariño de las internacionales es“La bella y la bestia”. Y de las de Cibrian, “Drácula” representó un ícono muy fuerte, pero siempre uno busca algo mejor. Siento que “El Jorobado de Paris” fue una de las más lindas.


PSA: ¿Cómo te preparas antes de salir a escena?

J. Rodó: Preparo la voz, no sólo para calentarla antes de la función, sino que hago un trabajo diario. Nunca me tocó una obra fácil, cómoda, siempre el repertorio es exigente y uno está ahí como dudando si llega con todas las notas o no. La preparación vocal es previa a la función, más allá de la vocalización. Además, hay una personificación, propia de cada obra, que tiene su maquillaje más o menos complicado y su cambio de vestuario.

PSA: ¿Alguna vez te propusieron hacer algo que no sea comedia musical?

J. Rodó: Tuve una aparición en “Los machos”, hace unos años, y participé de algunos programas de Pepe Cibrian, pero la televisión no me gusta. Me gusta el género musical, si fuera algún programa musical si.

PSA: ¿Entonces no te interesa armar algo propio por fuera de la comedia?

J. Rodó: No. Las obras que me interesan no son comercialmente populares como puede ser Cabaret o Chicago. Me gustaría hacer “Jekyll and Hide”, pero lo conoce un sector nada más, porque es una temática más restringida. Y “Nine” es una obra que a nivel de producción no es de efectos, sino que es de teatro.

PSA: ¿Cómo aprendiste baile?

J. Rodó: Es un as en la manga que saqué! En realidad no me gusta mucho estudiar baile, pero si me divierte alguna coreografía, le pongo actitud. No tengo vergüenza, eso es lo peor. (risas)

PSA: ¿Estudiaste actuación?

J. Rodó: Hice algunas cosas de actuación. No tengo gran formación como actor de prosa, pero me interesa mucho. Creo que cuando uno tiene esa veta, le pone el alma. No es como el canto y la danza que requieren de técnica; la actuación permite un juego más libre.

PSA: ¿Tenes ganas de volver a trabajar en el exterior?

J. Rodó: Si; cuando estaba en el Colón trabajando en la obra Doña Francisquita, ésta se llevó a Washington. Luego, llamaron a cuatro cantantes argentinos y ahí audicioné con Placido Domingo, y me contrató para una obra que, por desgracia, se levantó. Eso fue en 1997 y él me dijo "en el 2000 vas a estar acá de vuelta". Ellos programan todo tres años antes. Para mí fue fantástico, Placido Domingo me dio un papel por audición!!! Era increíble. Pasaron los años, seguí trabajando en el Colón y me enteré que el título se bajaba. Nunca más pude ubicar a Plácido Domingo; perdí el contacto y perdí la posibilidad. Por otra parte, cuando hice “La bella y la bestia”, me llamaron para hacerlo en Madrid, y también con “El Fantasma de la ópera” pero dije que no porque me tenía que ir un año y medio y mis hijos eran muy chicos. Pero ahora que los chicos están grandes me gustaría irme al exterior.

PSA. ¿A tus hijos les interesa el arte?

J. Rodó: Yo los dejo libres, no los presiono. Kiara, que tiene 13 años, toca el piano; y Mateo tiene 19, eligió estudiar composición, toca el piano y es guitarrista; tiene su banda. Ahora me pidió que le dé clases de canto, así que parece que me quiere suceder... Ya me está serruchando el piso! (risas)

PSA: ¿Tenes algún hobbie?

J. Rodó: En el 2009 retomé mi carrera de piano, que había quedado inconclusa, y creo que el año que viene voy a terminar la Licenciatura en Artes Musicales. Por lo tanto, mi hobbie sigue siendo la música; hago más música como instrumentista que como cantante. Se podría decir que el canto es mi trabajo y mi vocación es de pianista frustrado. Lo asumo y lo disfruto; mi amor por el piano es más fuerte que el canto. En mi discoteca de 1000 cds el 90% son de piano y el resto es de ópera. Por eso la composición de “Jack, el destripador”, ya que para eso hay que ser músico; ni cantante ni actor.

PSA: ¿Cómo surgió la idea de tener una escuela de canto?

J. Rodó: En realidad siempre enseñé, desde antes de debutar como cantante; me gusta mucho enseñar. Es una vocación que heredé de mi madre, que era docente, porque cuando uno aprende algo tiene la necesidad de comunicarlo, tenes necesidad de transmitirlo.

PSA: ¿Qué se siente ser uno de los más reconocidos dentro de la comedia musical?

J. Rodó: Quizás uno no es tan reconocido como piensa, porque siempre hay competencia en el medio, favoritismo. Y siempre está la eterna lucha entre el cantante y el actor, porque no te reconocen la actuación porque cantas, pero en realidad uno también actúa.

PSA. ¿Qué proyectos tenes para el futuro?

J. Rodó: En enero de 2011 re estreno “Drácula”. Hacemos mitad de año en Capital Federal y el resto gira. Esa es la expectativa, pero vamos a ver que pasa; en este país, a veces, parece que un espectáculo va a ser un boom y después se cae. Además, para el 2012 estoy armando “Nine”, un musical muy especial, de culto, con una temática no tan popular.

Muchas gracias Juan por permitirnos entrar en tu mágico mundo, lleno de música y arte.

Ver más entrevistas de usuarios PSA

X