Alejandra Manzo

La Familia Manzo desde el 2000 es Usuaria de PSA y disfruta de las bondades del Agua Pura PSA. Gracias a su Distribuidora Independiente, Florentina Llamazares, tuvimos la oportunidad de que nos abran las puertas de su casa y conocer una familia amena y cálida.
“Anita, en el cine, hace años que toma Agua Pura PSA”

Esta es la historia de una familia que compone la comu-nidad PSA, a la que le cambió la vida en un instante cuando su hija Alejandra protagonizó la película Anita, que se desarrolla en circunstancias del atentado a la AMIA. Anita, para el público, Alejandra en la intimidad, nos cuenta como es transformarse en una estrella de la noche a la mañana. Conozcamos a una persona muy linda y realmente especial que nos llenará el corazón de alegría, como lo hizo en la película.  

Alejandra, tiene 36 años y asiste a la Fundación Discar, un centro de arte para personas con discapacidad intelectual, en donde, profesionales del arte y de la pedagogía, a través de la música y el teatro logran establecer la integración y la comunicación con los jóvenes. 

PSA: ¿Cómo fue ese proceso de integración para Ale?

Mamá: Nos costó acostumbrarnos, porque ella iba a una escuela con salida laboral y las dos asistentes sociales se pelearon conmigo miles de veces porque yo no quería que ella trabajara y que viajara sola. Tenía mucho miedo. Primero empezó haciendo pasantías en el Palacio Pizzurno. Unas vacaciones de invierno le enseñé a viajar en colectivo, dónde se tenía que bajar, por dónde caminar.
Y ella aprendió muy rápido. Pero el miedo pasaba por otro lugar. Es difícil... a mi me costó entender que Ale tenía que salir sola. Ella tiene mucho cuidado en los semáforos y con el tránsito, cruza mejor que yo! Cuando salimos juntas caminando me reta y me dice cuándo tengo que cruzar y por dónde. Sólo se perdió dos veces…

Ale: ¡Pero no pasó nada! Si te perdés vas directamente a la policía y le decís que estás perdido y él te dice qué colectivo te tenés que tomar!!! 

Mamá: Estaban dando Chiquititas, programa que a ella le encantaba, y escuchó que la obra de teatro estaba en Av. Corrientes. Cuando salió del Palacio Pizzurno de trabajar, en vez de tomarse el colectivo, empezó a caminar para ver si se encontraba con el cartel de Chiquititas. Caminó, caminó y llegó al Teatro Colón y ahí se perdió. Habló con el policía y él me llamó por teléfono y la fuimos a buscar. Nosotros estábamos muy nerviosos… ella, muy tranquila…

PSA: ¿Cómo es Alejandra en casa?

Ale: Me llevo bien con todos, no tengo ningún problema. Con mis hermanas re bien, tengo dos sobrinas, Josefina y Renata, y las quiero mucho. Me gusta ayudar en las tareas, me levanto temprano, ordeno mi habitación, paso la aspiradora y limpio.

PSA: ¿Cómo es la relación con tu mamá, Francisca, ahora que sos una estrella?

Ale: Bien, tengo mi carácter y ella tiene el suyo!!!

Mamá: A veces bien y a veces tenemos nuestras cosas, como toda madre e hija.

PSA: ¿Cuándo surgió el amor por la actuación?

Ale: Empecé estudiando teatro.

Mamá: Como hobbie, estudiaba teatro con Gabriela Peret. Cuando terminaron el año hicieron una puesta en escena de improvisaciones muy linda. Pasado ese año, dejó y estudió un año computación. En el 2008 volvió a estudiar teatro, esta vez en Discar.

Ale: El año pasado, fuimos al programa de Andrea Del Boca, porque le iban a hacer un homenaje a Miguel Ángel Rodríguez y era una sorpresa que vayamos todos los chicos de la Fundación Discar porque él es el padrino. En un momento me hicieron un reportaje… salí en primer plano en la tele! Después con Victoria Shocrón, la presidenta de Discar y mamá fuimos a tomar algo. Ahí Victoria me
filmó con su celular dejándole un mensaje a Miguel Ángel, y ese video después se lo mostró a Marcos Carnevale.

Mamá: A los dos días me llamaron de Discar para decirme que teníamos una reunión a la semana siguiente, e insistieron que vayamos… pero hasta ese momento, no sabíamos de qué se trataba. Cuando llegamos, se llevaron a Ale a hacer pruebas para lo que sería un spot publicitario. Pero cuando vino Marcos a decirme que le encantaba la espontaneidad de Ale, me contó que era Director
de cine y que la querían a ella para hacer una película. Le pregunte que papel tendría, y cuando me dijo que iba a ser la protagonista pensé que nos estaban cargando... Se tomarían un mes para decidir. Yo no quería generarle expectativas; entonces ella sabía que haría una publicidad…pero que podía salir o no.

PSA: ¿Cómo fue cuando le dijeron que iba a ser “Anita”?

Mamá: Nos citaron a los tres, Guido, mi marido, Ale y yo. Se lo dijeron a ella, porque a mi ya me habían avisado antes, como yo tengo problemas del corazón me quisieron cuidar de una emoción tan grande, y me lo fueron diciendo de a poco.

PSA: ¿Qué sentiste cuando te dijeron que ibas a ser la protagonista de una película?

Ale: Me puse a llorar.

PSA: ¿Cómo fue actuar con Norma Aleandro?

Ale: Fue un sueño porque ella es una de mis actrices favoritas. Una de las escenas para mi fue muy fuerte porque tuve que llorar.

Mamá: Ahí lloró de verdad y el Director y los asistentes se asustaron, después cuando fueron a verla, le preguntaron si quería una gaseosa o un alfajor, y ella les preguntó si la escena había salido bien. Y ahí todos se quedaron tranquilos porque se dieron cuenta que había podido separar la actuación de lo que es ella como persona.

PSA: ¿Cómo eran los días de filmación?

Ale: Venían a buscarme a casa a la mañana. Los productores se peleaban por quien me venía a buscar y quien me traía! En la filmación tenía que hacer un personaje y cuando no filmaba descansaba en el motorhome que compartía con los artistas. Una vez me llevaron de sorpresa a Facundo Arana! En un momento estaba en el motorhome descansando y la productora me llamó para decirme que
vaya al otro costado… y ahí estaba Facundo!!! me abrazó y nos sacamos varias fotos.

PSA: ¿Le habías contado a ellos que te gustaba Facundo?

Ale: Si, el primer día que fui a la casa de Marcos, me preguntó que actor me gustaba. Y cuando le dije Facundo Arana, él lo llamó por teléfono y le dijo que había una personita que lo quería conocer. A los 20 minutos apareció Facundo en una moto!!! Y cuando me vio me dijo, sos una reina y me abrazó!

PSA: ¿Cómo fue el momento en que viste por primera vez la película?

Ale: El primer día que vi la película fue en la Avant Premier.

PSA: Que emocionante debe ser verse en la pantalla grande!

Mamá: Si, fue impresionante, nos dio una emoción terrible. Querían que la vea- mos antes, pero preferimos esperar y verla por primera vez en la Avant Premier.

Ale: Cuando estaba por terminar me puse a llorar; Marcos no sabía como conte- nerme, me abrazó y me agarró de la mano.

PSA: ¿Qué te gustaría hacer a futuro?

Ale: Tele; aunque me gustó mucho el cine. Me encantaría hacer una novela con Facundo Arana.

PSA: ¿Mientras se filmó la película dejaste de hacer el resto de las actividades?

Ale: Si, dejé todo. El trabajo también.

Mamá: Y ahora no quiere volver al trabajo! (risas cómplices…)

PSA: ¿Dónde trabajabas?

Ale: Estuve 10 años en Mc Donalds, trabajaba en la sucursal de Flores. Ayudaba, acomodaba, limpiaba. Cuando fui a firmar la licencia, una mujer se me acercó y me felicitó por la película.

PSA: ¿Además de trabajar, es verdad que das clases de catequesis?

Ale: Si, hace bastante. A los 12 años tomé la Comunión, la Confirmación, y después empecé a ayudar a las catequistas.El domingo tuve que ir a confesarme porque no sabía cómo pedirle perdón a
Jesús porque estas semanas se me complicaba con tantas notas, entrevistas en las radios que se superponían con los horarios y no podía ir a la Iglesia.

PSA: ¿Cómo es la vida de Ale después de la película?

Ale: La gente me reconoce por la calle. Mis vecinos me pusieron un pasacalle el día anterior al estreno, que decía: “Para una gran actriz, sos nuestro orgullo. Te queremos mucho!!!Tus vecinos”. Cuando salgo a hacer los mandados me quedo hablando con ellos por el tema de la película.

PSA: ¿Te gusta que te reconozcan?

Ale: Si, me encanta que me reconozcan y firmar autógrafos.

PSA: ¿Te molesta que te digan Anita?

Ale: No, me encanta…Firmo los autógrafos como Anita!

PSA: ¿Recibiste muchos reconocimientos por la película?

Ale: Si, la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires me dio un diploma por Anita, al considerar mi actuación como de Interés Social y Cultural. Además me recono-cieron la Municipalidad de La Matanza y el Gobierno de Córdoba.

Mamá: Además, la Asociación Síndrome de Down de Mar del Plata, la invitó a un evento, para que asista como ejemplo, porque están muy orgullosos de ella por haber logrado la integración

Queda demostrado una vez más, que los sueños no tienen límites, que son posibles de concretar siempre que uno trabaje para lograrlos. Como lo expusimos al comienzo, Ale es una persona realmente especial dulce, cariñosa, soñadora y con muchísimas ganas de crecer; un verdadero ejemplo para todos.

¡Gracias Ale por tu alegría y entusiasmo, por abrirnos la puerta de tu casa!tu casa junto a tu mamá!

 Ver más entrevistas a usuarios de PSA

 

 

 

X